STOP ACOSO ESCOLAR

STOP ACOSO ESCOLAR

Hola chic@s!!!

El post de hoy quizá sea uno de los más difíciles que he escrito en mi vida. Quizá porque estos temas me llegan al corazón, y sobre todo porque me duele ver como la sociedad actúa frente a ellos.

Es duro darse cuenta que alguien sufre hasta lo más profundo de su alma y nadie quiere verlo, llámese colegio, profesores, autoridad competente, compañeros y padres de los mismos

Es difícil luchar por un imposible, ya sabemos que “no hay más ciego que el que no quiere ver“. Esto es la realidad que nos encontramos cada día: colegios que no no ven nada, con pruebas encima de la mesa; la mayoría de los padres vuelven la cara,  trasmitiéndole ese mensaje a sus hijos: “tu juega con tod@s, y no des la cara por si tienes problemas“; conductas impunes de castigo que refuerzan al acosador…  Ahí estamos fomentándolo y restando importancia a una base moral o valor fundamental que ya no importa, el respeto hacia los demás!!!

Pero lo más triste es llegar ante la Autoridad Competente, que haciendo caso omiso al problema (con pruebas fehacientes) se escudan en que no pueden hacer nada porque son menores, y que el niño debe actuar con “el ojo por ojo, diente por diente”, sin que le vea nadie, pegando o amenazando. A dónde hemos llegado!!!

¿QUÉ ESTAMOS HACIENDO CON LOS JÓVENES DE AHORA?, ¿ESTAMOS EDUCANDO MONSTRUOS?

Miedo me da el futuro de nuestros hijos cuando estos “acosadores” tengan que luchar por un ascenso en el trabajo. Y es que NO TODO VALE EN ESTA VIDA!!!

Y de los padres de los “acosadores“, ¿qué os voy a contar? No hay que tapar todo lo malo que hagan nuestros hijos, simplemente por el qué dirán. Si los niños desde pequeños no empiezan a afrontar sus problemas y su rebeldía (no nos olvidemos que son niños) nunca en la vida sabrán pedir un “perdón a tiempo”, y se convertirán en depredadores en una jungla de la que todos sois partícipes.

Es muy duro estar absolutamente rodeado de gente, y llegar a sentirse SOLO. Es una realidad muy difícil y que deja muchas huellas negativas en una persona.

Y ¿qué ocurre al final? El acosado se va, y los colectivos piensan que se ha ido el problema. No nos equivoquemos!!! El problema está ahí, y pesará en la conciencia  de todos y cada uno de los que le habéis vuelto la cara al bullying, si es que la tenéis.

Por eso, desde aquí, solo me queda pediros de corazón que inculquéis a vuestros hijos el no hacer diferencias entre populares y margis, como dicen ellos (no puedo entender qué significa esto tan despectivo). Debemos querer a todo el mundo por igual, más allá de su aspecto físico o su forma de pensar.

Y lo más importante, no tenemos que apoyar al popular, si no al que está sufriendo sin miedo a represalias .

BASTA YA DE MIRAR HACIA OTRO LADO PORQUE OS CONVERTIS EN CÓMPLICES DEL ACOSADOR, NECESITAMOS MÁS VALIENTES” EN ESTE MUNDO!!!